Víctor Orellana

El problema de este debate no está en sus dos aparentes posiciones: mérito o azar. El problema está en sus premisas. ¿Por qué la educación de calidad es escasa para la gran mayoría de los chilenos? ¿Por qué aceptamos esto, limitándonos a discutir si debemos repartirla por notas o por algoritmos? Para las fuerzas democráticas, el debate en ciernes representa una oportunidad para avanzar en ese horizonte todavía pendiente. Es decir, más que defensa, la oposición debe pasar a la ofensiva y reabrir la discusión educativa para ir más allá, tomándose en serio esto de la justicia. Justicia, sí. Pero en toda la educación, para todos los chilenos.

El experto analizó la baja en las postulaciones a universidades registradas tras la última PSU y señaló que éstas ya no son "la gran promesa de una clase media consolidada".

Víctor Orellana, director de la Fundación Nodo XXI, comentó el sistema de admisión haciendo hincapié a los estudiantes que "estas pruebas no son tan determinantes" y aconsejándoles buscar información de mercado laboral en quienes ya están trabajando en las áreas que les interesan. Además, planteó que hay que adaptar el sistema de admisión y educación para la nueva realidad chilena recordando que la idea de una prueba de selección "se formuló cuando estudiaba el 5% de los jóvenes".

Hace pocos días el Ministerio de Educación anunció que reintroducirá la consideración por el mérito académico en el nuevo sistema de admisión escolar.

Si la política no quiere un colapso de la esperanza de la sociedad en la educación, o un colapso material de sus instituciones, es necesario entonces enfrentar el problema de fondo. Defender la gratuidad es repensarla y corregirla, de lo contrario no sobrevivirá.

Victor Orellana, investigador de Nodo XXI, “lamentablemente la gratuidad se transformó en una beca”

"La educación chilena es como una familia que se acostumbró a vivir con una tarjeta (de crédito) reventada", comentó el director de la fundación en #AquíYAhora con Rayén Araya al hacer un paralelo entre la administración de las finanzas del hogar y el problema que vive la educación superior.

El gobierno ha impulsado con mucha fuerza el proyecto Aula Segura como solución a los divulgados problemas de violencia en ciertas comunidades escolares.

Esta semana partió la postulación a ayudas estudiantiles, entre ellas, el Crédito con Aval del Estado (CAE). El portal ingresa.cl anuncia publicidad con el CAE, donde podemos ver varios jóvenes sonriendo. Paradojalmente, por estos mismos días, la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados proponía el fin de este crédito.

Víctor Orellana, director de Fundación Nodo XXI, y María Paz Arzola, coordinadora del Programa Social de Libertad y Desarrollo, discutieron sobre los aranceles de $17 mil millones por sobre el financiamiento estatal para gratuidad.

Algunos rectores y el think tank Acción Educar han criticado la medida del Consejo de Rectores (CRUCh) que hace de la divulgación del puntaje PSU una decisión individual del estudiante.

La Comisión de Educación del Senado inició el estudio del proyecto de ley del ejecutivo que pretende reemplazar el Crédito con Aval del Estado por el Sistema de Financiamiento Solidario. Para Víctor Orellana, de la Fundación Nodo XXI, la iniciativa no resuelve los problemas de fondo.

Páginas

Participa en el Frente Amplio