Carta a presidente Sebastián Piñera por posición internacional de Chile sobre situación en Venezuela

Nos parece que la posición adoptada por el gobierno chileno no contribuye a la generación de un cuadro que permita a nuestro país mediar en el conflicto, más bien daña nuestra posición internacional desde el punto de vista de la imparcialidad necesaria para abordar un rol significativo en el escenario internacional.


Santiago, Jueves 7 de Febrero de 2019

S.E. Sebastian Piñera
Presidente de la República de Chile
Presente

Junto con saludar, quienes suscriben nos dirigimos a Ud. para manifestar nuestra preocupación por la posición adoptada por vuestro Gobierno en relación a la situación política interna de la República Bolivariana de Venezuela.

Nos parece que la posición adoptada por el gobierno chileno no contribuye a la generación de un cuadro que permita a nuestro país mediar en el conflicto, más bien daña nuestra posición internacional desde el punto de vista de la imparcialidad necesaria para abordar un rol significativo en el escenario internacional. Creemos urgente enmendar dicha línea y retomar la senda de la intermediación y el diálogo de las partes en conflicto. El gobierno de Chile, más que tomar una posición respecto del gobierno venezolano, debe tomar la iniciativa de potenciar el diálogo y el respeto por el derecho internacional y sus acuerdos, tal como lo han planteado los gobiernos de México y Uruguay.

La línea actual de su gobierno allana el camino hacia una guerra civil o a una eventual intervención extranjera, lo que es de suyo contradictorio con el principio de solución pacífica y de autodeterminación que subyace en el ordenamiento jurídico internacional y que nuestro país proclama defender.

Lo primero es entonces disponer de los buenos oficios del gobierno para una solución pacífica y civilizada a los problemas que aquejan a la sociedad venezolana. Actuar de otra manera es adoptar una posición irresponsable.

En este sentido, manifestamos nuestra disposición a contribuir a generar las condiciones necesarias para un acuerdo sustantivo que permita el diálogo entre las partes en conflicto del pueblo venezolano, abogando para que este sea el protagonista y árbitro en la salida a la crisis.

Dicho lo anterior, nos preocupa su inasistencia y la de su gobierno a la Conferencia en Uruguay del día de hoy 7 de febrero, pero creemos que este gran error diplomático puede aún enmendarse en la medida que el gobierno adopte una posición firme, neutral e independiente a la línea de actuación de potencias extranjeras, apoyando los acuerdos de diálogo que surjan de esa instancia.

Es responsabilidad diplomática de los gobiernos y pueblos del mundo evitar un desenlace violento. Esto no haría más que agravar la situación humanitaria venezolana y de las y los miles de inmigrantes que viven en nuestro país. Los gobiernos del mundo deben evitar una guerra civil con altos costos humanos y evitar la intervención extranjera que pueda desatar una crisis política y económica mayor en la región. Aún estamos a tiempo de que prime la paz y amistad entre los pueblos.

Sin otro particular, saluda Atte. a Ud.

Mesa Política Nacional
Frente Amplio Chile