Carta de la Mesa Nacional del Frente Amplio a Presidente Piñera por Machi Celestino Cordova

Hacemos un llamado al diálogo para una solución pacífica de este conflicto y evitar un desenlace trágico del Machi Celestino Córdova y de todos los presos Mapuche que hoy, en plena crisis sanitaria producto de la pandemia, se encuentran en huelga exigiendo que el Estado y todas las autoridades competentes cumplan el Convenio 169 OIT.


Sr. Sebastián Piñera Echenique
Presidente de la República
Sr. Hernán Larraín Fernández
Ministro de Justicia y Derechos Humanos

El conflicto entre el Estado de Chile y el pueblo Mapuche ha cobrado una dinámica preocupante que nos llama a reaccionar como actores políticos. En las cárceles de Angol, Temuco y Lebu, hay 27 presos del pueblo Mapuche -unos condenados y otros imputados- incluida la Autoridad Ancestral Machi Celestino Córdova. Algunos de ellos llevan más de 100 días en huelga de hambre, se encuentran en una situación de salud grave y a pesar de eso el gobierno aún no es capaz de establecer una medida de diálogo para resolver el conflicto existente.

Los comuneros mapuche privados de libertad, iniciaron una huelga de hambre exigiendo que se dé cumplimiento al Convenio N°169 de la Organización Internacional del Trabajo, sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes, firmado y ratificado por Chile, y promulgado por el Decreto Supremo N°236 de 2008. El petitorio no es más que una exigencia democrática, en ningún caso es evadir los procesos o solicitar privilegios, sino garantizar en todos los espacios, incluido en el sistema procesal penal y en el sistema penitenciario, el respeto a la cultura, costumbres y cosmovisión de cada uno de los pueblos originarios reconocidos por el Estado de Chile.

Entre las exigencias solicitadas se encuentran la instalación de un módulo intercultural dentro de los recintos penitenciarios, que permita se puedan hacer dos ceremonias al mes de carácter espiritual y cultural propia de las costumbres ancestrales, tal como lo pueden hacer las personas que tienen una creencia religiosa; que no se sancionen las huelgas de hambre en ninguna cárcel del país; y que las autoridades se pronuncien ante las legítimas demandas, construyendo un camino de reconocimiento y entregando una salida democrática sustentada en el diálogo, al histórico conflicto entre el Estado de Chile y el pueblo Mapuche.

Particularmente, nos alarma el injusto trato que ha tenido la autoridad ancestral, espiritual y cultural del Pueblo Mapuche, el Machi Celestino Córdova Tránsito, quien se encuentra en estado crítico, tras mantener una huelga de hambre por más de 100 días y respecto del cual la Corte de Apelaciones de Temuco acogió el recurso de protección interpuesto por el Servicio de Salud Araucanía Sur, autorizando al personal de salud del Hospital Intercultural de Nueva Imperial para que imponga a la autoridad ancestral las medidas terapéuticas necesarias, incluida la alimentación forzada, en contra de su voluntad. Esta acción es calificada como tortura y vulnera todos los tratados internacionales suscritos por Chile, como la Declaración de Malta, la Declaración Tokio y otros reglamentos a nivel internacional respecto a las personas que están en huelga de hambre.

Proteger la vida y garantizar el cumplimiento de los tratados internacionales suscritos por Chile, es una tarea que recae en todas las autoridades del país y en los distintos poderes del Estado. Poner por delante la vida y la protección de los derechos humanos, asumir la responsabilidad política de todos y todas de ofrecer una salida democrática y pacífica a la deuda histórica que el Estado de Chile tiene con el pueblo Mapuche, resulta prioritario.

Dar una solución y una salida digna de un Estado democrático es el rol de las autoridades, que tienen el gran desafío pero también la oportunidad, de construir un camino de diálogo honesto y genuino, para de una vez por todas, terminar con la violencia de manera definitiva. Hoy, el camino de la confrontación política está costando vidas y es insostenible. El Estado de Chile debe reconocer al pueblo mapuche y dialogar con sus actores políticos.

Solicitamos al Ministro de Justicia y Derechos Humanos y al presidente -como Jefe de Estado- dar íntegro cumplimiento al Convenio 169 de la OIT, ratificado en 2008 por el Estado de Chile, que busca proteger y resguardar la cultura, costumbres y cosmovisión ancestral de todos los pueblos originarios, esto incluye el ámbito judicial y penitenciario que, lamentablemente, ha sido negado al Pueblo Mapuche, en este caso.

Solicitamos que el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos se allane a colaborar para que el poder judicial acceda a las demandas que son parte de las atribuciones de las cortes del país, dando aplicación al Convenio, vinculante para el Estado de Chile, disponiendo formas de cumplimiento alternativos al encarcelamiento para las sentencias condenatorias de los comuneros mapuche en huelga de hambre, y en especial permitir al machi Celestino Córdova volver a su rewe . A su vez, disponer el reemplazo de la prisión preventiva de los comuneros mapuche en huelga de hambre por alguna de las otras medidas cautelares contempladas en el artículo 155 del Código Procesal Penal.

El respeto por los Derechos Humanos del pueblo mapuche es una obligación infranqueable para el Estado de Chile, y por lo tanto reiteramos la necesidad de una pronta solución a las exigencias que se le plantean como Ministro de Justicia y Derechos Humanos desde las comunidades y la sociedad civil organizada, a nivel nacional e internacional, disponiendo las medidas reglamentarias que sean pertinentes para dar estricto cumplimiento al Convenio OIT N°169, y en especial, al artículo 10 número 2 del mismo.

Hacemos un llamado al diálogo para una solución pacífica de este conflicto y evitar un desenlace trágico del Machi Celestino Córdova y de todos los presos Mapuche que hoy, en plena crisis sanitaria producto de la pandemia, se encuentran en huelga exigiendo que el Estado y todas las autoridades competentes cumplan el Convenio 169 OIT.

Beatriz Sánchez - Vocera Que Chile Decida
Catalina Pérez - Presidenta Revolución Democrática
Jorge Ramírez - Presidente Comunes
Gael Yeomans - Presidenta Convergencia Social
Luis Felipe Ramos - Presidente Partido Liberal
Lorena Fries - Coordinadora Movimiento Unir

Frente Amplio