Alta Comisionada de DD.HH. frente a La Araucanía

Recién el martes, la Alta Comisionada de DD.HH. de la ONU, Michelle Bachelet, realizó sus primeras declaraciones a propósito del asesinato de Camilo Cartillanca, enfatizando que debemos dejar que las instituciones investiguen, pues éstas funcionan.

Recién el martes, la Alta Comisionada de DD.HH. de la ONU, Michelle Bachelet, realizó sus primeras declaraciones a propósito del asesinato de Camilo Cartillanca, enfatizando que debemos dejar que las instituciones investiguen, pues éstas funcionan.

Si bien hace algunos años dichas declaraciones parecían pertinentes, los antecedentes que se han conocido en las últimas semanas dan cuenta precisamente del mal funcionamiento de las instituciones. Basta mencionar que a dos semanas de la muerte de Camilo, con un adolescente de testigo, una tarjeta de video eliminada, versiones manipuladas y comprobación de inocencia del joven comunero asesinado, aún no hay signos de justicia, cambios a la política de militarización que terminó con su vida, diálogo político, ni responsabilidades políticas asumidas.

Esto no es un caso aislado. La impunidad de Carabineros ante asesinatos de miembros de la comunidad mapuche ha sido reiterada y, en eso, también el gobierno de la expresidenta tiene responsabilidad.

Es por esto que le hacemos un llamado a tomar un rol activo, en la línea de su actual cargo, de manera que se promueva un diálogo político y democrático con el pueblo mapuche y termine la violación a los derechos humanos que sistemáticamente el Estado chileno ha ejercido sobre ellos.