Declaración Pública sobre el proyecto de toque de queda para personas menores de 14 años en Quilpué

Declaración Pública A la comunidad toda, especialmente a los habitantes de Quilpué, queremos señalarles que como Nueva Democracia expresamos nuestro más profundo rechazo a la medida que pretende impulsar el alcalde Mauricio Viñambres en torno a establecer una restricción horaria para la circulación pública, en rigor un toque de queda, a personas menores de 14 años.

Declaración Pública

A la comunidad toda, especialmente a los habitantes de Quilpué, queremos señalarles que como Nueva Democracia expresamos nuestro más profundo rechazo a la medida que pretende impulsar el alcalde Mauricio Viñambres en torno a establecer una restricción horaria para la circulación pública, en rigor un toque de queda, a personas menores de 14 años.

Consideramos a niños, niñas y adolescentes como sujetos de derecho, es decir, que sus derechos son derechos humanos, en igualdad de condiciones que los adultos. En ese sentido, la medida del alcalde Viñambres vulnera el derecho a la no discriminación consagrado en la Convección de Derechos del Niño, en tanto aplica un trato desigual a las personas menores de 14 años sólo por pertenecer a ese tramo de edad.

Por lo demás, nos parece que su política discriminatoria y represiva a la niñez y adolescencia de Quilpué mantiene la misma línea de lo que hemos venido presenciando en materia de infancia en los últimos 20 años en el país y que ha traído gravísimas consecuencias para ese sector de la población. La crisis de SENAME no es sino el reflejo de una institucionalidad pública que sigue considerando a niños y niñas como objetos de control y tutela, y no como sujetos activos y partícipes de su comunidad.

No obstante, queremos recordarle al alcalde Viñambres que el país avanza en el sentido contrario a este tipo de medidas, existiendo un acuerdo amplio entre los distintos sectores sociales sobre la necesidad de potenciar las instancias de protección y respeto de los derechos de niños y niñas, dejando atrás una mirada criminalizadora hacia los/as mismos/as.

Por lo demás, esta medida es propia de regímenes dictatoriales, recordándonos momentos traumáticos de la historia reciente de este país, y demostrando con ello una motivación meramente punitiva sobre uno de los grupos más desfavorecidos y golpeados de nuestra sociedad.

No necesitamos más violencia ni represión para nuestros niños/as. Por el contrario, debemos generar políticas e iniciativas que puedan integrarlos, respetarlos y valorarlos de acuerdo a su ciclo de desarrollo como personas. Consecuentemente, hacemos un llamado a trabajar con los/as niños/as y no sin ellos/as, en virtud del bien común y respetando sus derechos básicos como personas.

Comunal Quilpué, Comisión Niñez y Adolescencia
Nueva Democracia

Orgánica: