El testimonio del primer médico que practicó un aborto legal en Chile

A tan sólo diez días del inicio de la normativa, el ginecólogo obstetra Gonzalo Rubio atendió el caso de una niña violada en Chiloé. "He sentido un apoyo mayoritario", confesó el profesional.

El ginecólogo obstetra del Hospital San José, Gonzalo Rubio, se convirtió en el primer médico en realizar un aborto legal en el país, procedimiento que agudizó el debate nacional de la materia y que generó serios enfrentamientos.

Fue específicamente una menor de 12 años de edad quien recurrió al profesional, acusando una violación con posterior embarazo que remeció a la ciudad de Chiloé.

"Este caso en especial tenía una connotación importante por ser el primero", comentó al respecto el médico. Además, reveló que le dijeron que "aún no existía normativa", con el fin de frenar cualquier intento de procedimiento.

Pese a las contrariedades y opiniones cruzadas, a sólo diez días de la aprobación de la ley de interrupción del embarazo en tres causales (3 de agosto de 2017), el aborto se llevó a cabo.

"Se ha generado una tensión mediática bastante grande, pero yo siempre he dicho que nuestra elite política es muy conservadora", comentó Rubio, quien también precisó que "la gran maryoría de los chilenos comunes y corrientes entiende que hay situaciones en particular que son muy complejas. He sentido un apoyo mayoritario".

Asimismo, el doctor explica que está bien que se entregue un "trabajo profesional con acompañamiento a las chicas y que se las trate de manera digna".

Pero el profesional se ha enfrentado a varias críticas y amenazas, incluso fue protagonista en una foto editada que lo muestra con su uniforme de trabajo y sus manos ensangrentadas. Todo gestado por los grupos más conservadores que rechazan tajantemente el aborto.

"En Cruzada Nacional contra el Aborto vamos a evidenciar a todos los médicos como Rubio y los medios que tratan de ocultar la realidad del aborto", indicaba una misiva de la agrupación que creó la foto.

Al respecto, Rubio confesó que el uso de la fotografía "me parece pésimo. Pero más aún porque los centros de salud se abstengan de poder intervenir de manera adecuada con las mujeres".

Hasta 2017 Chile era uno de los ocho países en el mundo que no contaban con una normativa referida a la materia. Rubio, por su parte, ha llevado a cabo siete abortos legales, tres por violación hasta la fecha.

Durante estas últimas jornadas la Clínica Indisa se sumó a otros cinco recintos de salud que han recurrido a la objeción de conciencia profesional para los casos de violación, intentando frenar la normativa encuadrada en una realidad que se debate efervescentemente y que aún se ve precoz en la sociedad chilena.

"Lo que estamos haciendo es un trabajo comprometido con la vida. Ojalá no existieran abortos, pero sí existen y hay dos alternativas: esconder la cabeza o dar la seguridad a las mujeres de que se puede hacer de manera profesional", finalizó Gonzalo Rubio.


VER VIDEO EN 24 HORAS TVN

Orgánica: