Nodo XXI sobre Agenda Mujer: "Plantea políticas que no son para todas las mujeres"

Educación en el Aire conversó con la directora de Nodo XXI, Camila Miranda, quien criticó la propuesta del Gobierno para reducir la desigualdad de género en el país.

Escuchar el capítulo

En el último capítulo de Educación en el Aire estuvimos con Camila Miranda, directora de Fundación Nodo XXI, quien analizó la "Agenda Mujer", que contiene una serie de medidas anunciadas por Sebastián Piñera para responder a la contingencia de los movimientos feministas estudiantiles.

Para la abogada, este movimiento feminista se ha gestado debido al desarrollo de ciertas condiciones sociales, económicas y políticas, específicas. Explicó que la combinación del proceso de politización estudiantil -fortalecido por las movilizaciones de 2006 y 2011-, la masificación del sistema de educación superior y la ausencia de derechos sociales en Chile, que afecta fuertemente a las mujeres, ha construido un escenario propicio para las recientes manifestaciones.

La directora de Nodo XXI se mostró crítica ante las propuestas del gobierno, ya que, entre otras cosas, no contemplan a las mujeres más precarizadas. Precisó que iniciativas como el proyecto que establece el derecho universal a sala cuna, incluyendo a los hijos de todas las mujeres con contratos, y la reforma al sistema de salud privada, dejan fuera a la gran cantidad de mujeres afiliadas a Fonasa o que trabajan en condiciones deficitarias. "Plantean políticas para igualar la cancha, pero no son para todas las mujeres", enfatizó.

Educación no sexista
Camila Miranda se refirió a la necesidad de contar con una educación no sexista, una de las principales demandas del movimiento feminista que no fue abordada por la "Agenda Mujer". Indicó que situar la igualdad de género en la educación es central, dado que es el lugar que reproduce estas divisiones sexuales, pero también permite crear nuevas relaciones sociales.

"Vamos construyendo nuevos espacios de humanidad, donde la educación no construya estas categorías de ciudadanía de primera y segunda clase, ésta última donde estaríamos las mujeres", afirmó.

La especialista comentó que se debe abrir un diálogo extenso acerca de los temas que se han puesto sobre la mesa gracias al movimiento feminista. "Legislar de inmediato es cerrar la discusión (…) Si hoy esto se convierte en una serie de proyectos de ley, significa que no va haber debate y que difícilmente podremos reabrir los campos de reformas que se necesitan para que los cambios sean sustantivos y no sólo una declaración de igualdad", concluyó.

Orgánica: