Víctor Orellana: Resultados PSU: Menos mercado

Algunos rectores y el think tank Acción Educar han criticado la medida del Consejo de Rectores (CRUCh) que hace de la divulgación del puntaje PSU una decisión individual del estudiante. Lamentablemente, la publicación de resultados académicos en Chile no está orientada por la libertad de información, sino porque tales puntajes funcionan -incluso contra sus propósitos académicos- como ayuda a la formación de precios, descuentos, y al juego de oferta y demanda del mercado educativo.

Algunos rectores y el think tank Acción Educar han criticado la medida del Consejo de Rectores (CRUCh) que hace de la divulgación del puntaje PSU una decisión individual del estudiante. Lamentablemente, la publicación de resultados académicos en Chile no está orientada por la libertad de información, sino porque tales puntajes funcionan -incluso contra sus propósitos académicos- como ayuda a la formación de precios, descuentos, y al juego de oferta y demanda del mercado educativo.

Esta información, mezclada con la de contacto personal, permite segmentar mercados. En Chile esto da lugar a las típicas llamadas no deseadas sobre servicios financieros, telefónicos, etcétera. La exigencia de "libre acceso" a la información de los postulantes no tiene un contenido académico, es simple deseo de seguir replicando esta práctica en la educación superior.

La medida del CRUCh va en la dirección correcta entonces. No hay daño a la libertad: las instituciones son libres de publicar requisitos de admisión y las ayudas que crean correspondientes, y cada postulante es libre de analizar las opciones y decidir. El puntaje es de la persona: si se divulga o no, debe ser decisión propia.

Subyace aquí algo de fondo: el mercado educativo chileno no solo ha sido incapaz de traer igualdad, sino también de promover libertad individual. Sus alegatos de "libre acceso" a la información son por su derecho adquirido a usar información personal para segmentar y contactar personas, incluso aunque tal práctica afecte la autonomía individual que se dice defender.

En educación debemos relevar el aspecto propiamente educativo de las medidas de resultados, y entender la libertad de las personas en un sentido ciudadano y académico antes que bajo los parámetros que demanda el mercado. Prácticas como esta dañan no solo el interés público y la privacidad de los estudiantes, sino sobre todo a la educación privada cuyas orientaciones no son mercantiles, pues queda subsumida en una defensa más de cartel de retail que de libertad ciudadana y académica.

Orgánica: