Declaración Pública exigiendo al gobierno respetar convenio OIT por comuneros mapuche presos

Ante la situación que atraviesa el machi Celestino Córdova junto a otros comuneros mapuche, exigimos al Gobierno respetar sus derechos fundamentales, así como el Convenio 169 de la OIT para permitirles que puedan cumplir sus penas en sus comunidades.


Hace más de 70 días, desde el 4 de mayo, diez comuneros mapuche, incluido el machi Celestino Córdova, se encuentran en huelga de hambre en las cárceles de Temuco y Angol exigiendo que se les permita cumplir sus penas en sus Lof (comunidades), de acuerdo a lo establecido en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Pueblos Indígenas. A ellos se sumaron, a partir del 6 de julio, otros 11 comuneros mapuche presos en la cárcel de Lebu. Frente a ello, llamamos al Estado de Chile a cumplir con sus obligaciones en materia de derechos humanos de los pueblos originarios y responsabilizamos al gobierno de las consecuencias, que por efectos de la huelga de hambre, puedan sufrir los comuneros mapuche, en particular en el contexto de pandemia que estamos viviendo.

La salud de Celestino Córdova, autoridad espiritual del pueblo-nación mapuche, se encuentra gravemente resentida luego de más de dos meses de ayuno líquido, considerando además, que ya en 2018 el machi mantuvo una huelga de hambre durante 101 días. En esa ocasión, al igual que en la actual, solicitaba que Gendarmería adecuara sus protocolos carcelarios para permitir el cumplimiento de su pena privativa de libertad en su comunidad, de acuerdo a lo que dispone el Convenio 169 de la OIT. Las consecuencias que ha tenido el ayuno prolongado en la salud del machi han derivado en traslados frecuentes a la unidad de enfermería del recinto penal con síntomas de taquicardia, desmayos y continuos vómitos, además de una acelerada baja de peso corporal. Además, Gendarmería ha bloqueado el ingreso de un médico de su confianza que le pueda evaluar y brindar servicios básicos de salud, ha suspendido las visitas de sus familiares y ha limitado la comunicación telefónica del machi hacia el exterior, sin considerar su salud espiritual y emocional. Así mismo, los presos políticos mapuche que se encuentran en huelga de hambre sufren también condiciones similares y situaciones de salud complejas, lo cual refleja una grave situación humanitaria.

Denunciamos el grave incumplimiento por parte del gobierno y del Estado de Chile del Convenio 169 de la OIT, vigente en Chile desde el 15 de septiembre del año 2009, que establece obligaciones de respeto y garantía de los derechos humanos de los pueblos originarios, entre ellos el Art. 10 que señala que: “Cuando se impongan sanciones penales previstas por la legislación general a miembros de dichos pueblos deberán tenerse en cuenta sus características económicas, sociales y culturales.” Y agrega que: “Deberá darse la preferencia a tipos de sanción distintos del encarcelamiento”.

Sin perjuicio de lo señalado anteriormente, consideramos que el gobierno, con su conducta, transgrede también derechos fundamentales de todas las personas consagrados en la actual Constitución Política del Estado y en los tratados de derechos humanos vigentes en Chile, como son: el derecho a la salud, a la vida y a la integridad física y psíquica del machi Celestino Córdova y de los otros participantes en la huelga de hambre.

Por lo tanto, exigimos al Ministro de Justicia y al Presidente Sebastián Piñera cumplir con las obligaciones que el Estado tiene en esta materia y en particular a que el machi Celestino Córdova y los presos políticos mapuche puedan cumplir sus penas privativas de libertad en sus comunidades de acuerdo a lo señalado en el Convenio 169 de la OIT.