Nuevamente miles piden educación gratuita, sin lucro y no sexista

Contra todo pronóstico, y a pesar del tiempo transcurrido, nuevamente fueron miles de estudiantes universitarios, secundarios, profesores, asistentes de la educación y pueblo chileno que salió a las calles para exigir su derecho a la educación.

No estaban dispuestos a dar ni un paso atrás con los avances logrados en los últimos años, aunque sean tibios.
La primera demanda, fin al lucro, se repite con el tiempo, pero se hace más actual tras la decisión del Tribunal Constitucional y las contradicciones del gobierno. Como señaló el presidente de la Fech, no da seguridad la falta de consenso del gobierno en torno al lucro, entre lo que dice Piñera y lo que cree el Ministro Varela. No se sabe con qué pueden salir el día de mañana.

Gratuidad educacional, porque no basta con los porcentajes que se dieron durante el gobierno de Bachelet que, por lo demás, continúan con una lógica mercantil. La educación es un derecho, repiten los manifestantes, como un mantra desde hace años, marcha tras marcha y esta vez no fue la excepción.
Y, por último, fin al sexismo en la educación, por una educación que trate como iguales, por una verdadera educación sexual y contra las prácticas machistas y de abuso que se replican en las salas de clases y en las aulas universitarias.

Fueron más de 200 mil personas en todo Chile, que se enfrentaron a la feroz represión desatada por Carabineros: dirigentes de la FEUSACH y de la FEUACH de Valdivia fueron detenidos y golpeados. Los establecimientos educacionales se transformaron en campos de batalla con Carabineros lanzando bombas lacrimógenas a mansalva.

Lo más grave de la jornada, Cristián García, estudiante de arte de la Universidad Arcis, que fue atropellado intencionalmente por un furgón de Carabineros quedando atrapado entre el vehículo policial y un auto particular. Graves lesiones por las que fue trasladado a la Posta Central. La nota positiva: la solidaridad que desbordó el centro asietencial ante la demanda de donadores de sangre.

Una nueva marcha nacional que es adelanto de futuras movilizaciones, tanto o más potentes, si el Gobierno pretende seguir expoliando derechos o dar marcha atrás con los pocos que se han restituido, luego de tres décadas de lucha tras el fin de la dictadura.

Ya viene la marcha convocada por la Coordinadora No+AFP, para el próximo domingo 22 de abril. Desde las luchas sociales se le empieza a mover el piso al gobierno de derecha.